jueves, 2 de julio de 2009

Así que no escribo desde el 18 de Abril?

Pasó mucho tiempo pero no pasó nada en mi vida. Empecé un curso de cómo acomodar moldecitos en telas, seguí estudiando, hice mi tesis nefasta, perseguí a profesores pseudocelebridades para entrevistarlos, conté billetitos con adolescentes exaltados matándose al lado, cambié mi celular por uno cuya única sofisticación es una linterna, se me terminó el desodorante de mis patas y uso un antitranspirante de nivea que tiene olor a koala rostizado untado en hawaian tropic, tengo zapatillas nuevas, sigo usando calzones blancos de hombre para dormir, fui dos segundos al RosarioenMayo y fui feliz de llevarme el cartelito de barney alusivo, mi mamá me compró lencería erótica que usaré para dormir con mis hipopótamos de peluche, me pospusieron mis exámenes por la gripe porcina, mi abuelo quiere venirse a vivir a casa, comí unos 34567 sugus y estoy guardando los envoltorios para hacer un mural gigante formando la cara del dalai lama, se terminó lost y no sé qué mierda hacer en mi tiempo libre, mi perra no quedó embarazada y me frustré, pensé en vender mis óvulos por unos 15 minutos, bajé un millón de canciones noventosas, me grabé saltando como idiota al ritmo de "magdalenha", me uní a la manada desesperada y especuladora que pasó hasta el último centavo de sus ahorros a dólares, cambié mi pinza de depilar por unas muy eficientes y perfumadas bandas veet y amanecí al otro día cubierta de granos y ampollas (pero sin pelos, cool), vi 321 veces la propaganda del arliscafo y quiero apretarle las bolas al que se le ocurrió semejante pelotudez fastidiosa, aprendí que pelotudez no se escribe con s y acento, un viejo degenerado aparentemente inocente y perdido quiso chuparme luego de que le explicara dónde quedaba no sé qué calle, mi abuela llamó a todos mis conocidos para anunciarles la gran noticia de que apareció una foto mía borrosa en una revista de bajo presupuesto que no tenía con qué más llenar el hueco, cumplí 24 años y fue lejos el peor cumpleaños de la historia, fui a votar, me obligaron a untarme en toneladas de alcohol en gel, escribí una oración gigante sobre todas las idioteces que hice en este tiempo.


sábado, 18 de abril de 2009

Simples delirios de madrugada

Quizás algunos de ustedes estén pensando que es raro que me ponga un viernes a las 5:57 a.m. a escribir un post y que probablemente se debe a que no puedo dormir por el hecho de que no escribí nada esta semana y que un profundo sentido del deber y amor a mi blog y sus desinteresados lectores me impidió conciliar el sueño.



Y mi respuesta es: Por supuesto que no. No soy tan freak.



Simplemente estaba echada en mi cama pensando en cómo fue que una persona ordenada y responsable como yo terminó perdiendo todo el día echada. Echada en mi cama que no armo hace siglos, inundándola de lágrimas nefastas producidas por películas deprimentes (en combinación con alguna otra cosa... como la irritación producida por estar millones de horas frente al monitor) con una computadora sobre mis tetas (descubrí que esto de tener tetas pequeñas es re práctico para apoyar computadoras arriba sin que se desnivelen y se vea todo de colores estrambóticos).



Y no fue culpa mía. Cuando me enteré que por primera vez iba a tener mi propia habitación decidí que no habría televisores en ella. Se me hacía tan patético eso de andar perdiendo el tiempo pasivamente frente a una pantalla. Pero sabía que si tenía un televisor a mano, sucumbiría. Y tuve la brillante idea de no poner ninguno y asegurarme de que nunca se pudiera.



Lástima que alguien tuvo la brillante idea de inventar películas avi, computadoras portátiles, wireless, y conexiones banda ancha de 20 megas.


No tenía eso previsto.



Y aquí estoy, sucia, desvelada, empachada de helado de dulce split, con los ojos hinchados. Haciendo más o menos lo mismo que siempre hago, escribiéndoles este blog genial en donde revelo detalles estúpidos e intrascendentes de mi vida, mezclados con intimidades ajenas y con viles exageraciones mentirosas (como que tengo internet de 20M).



Y recién ahora me doy cuenta que no sé cómo debería cerrar este post... mmmm... a si! ahora es cuando me desmayo sobre mi teclado... y luego el post se publica solo... por un cortocicuito raro producido mientras babeo mi mouse. :D



Ohh siii... soy buena blogger...

(Por cierto, no puedo creer que el corrector de blogger me marque "internet" y me sugiera como correcta a "interné". Dios, solo espero que sea una alucinación)

domingo, 5 de abril de 2009

La regla del cubo cuadrado

Cualquier mujer sabe que no es muy buena idea combinar tetas gigantes con escotes profundos. O por lo menos es evidente que no es buena idea vestirse así para ir a dar clases de economía. O como mínimo, que si te vestiste así, no es muy bueno tomar lista inclinándote hacia adelante... Bueno, sí fue buena idea para todos los que estaban viendo sus tetas... pero si uno lo analiza desde el punto de vista del aprendizaje y la pedagogía... quizás no es buena idea.



No me gustan las personas prejuiciosas... así que me dije a mi misma: "No Flavia, que sea bonita y tetona y exhibicionista, de ninguna manera implica que no sepa economía y que esta experiencia de escucharla no vaya a ser enriquecedora."



Y fue entonces cuando dijo que no iba a explicar la regla del cubo cuadrado, porque era "una cosa muy compleja de física". Acto seguido dio una especie de explicación que demostraba que más bien lo que había querido decir era "no voy a explicar la regla del cubo cuadrado porque yo no la entendí".



Tan solo tenía que preguntar: "si el volumen de mis tetas se duplica... ¿la superficie de mi corpiño también debe duplicarse?". Y todos hubiésemos respondido a corito: "nooo". Y todos hubiéramos comprendido la regla del cubo cuadrado.



Moraleja: Las tetas no son solo para presumirlas: si tenés toda una clase concentrada en ellas, por lo menos, USALAS.

sábado, 28 de marzo de 2009

Monetizar

Como algunos sabrán estuve algo entretenida este tiempo leyendo cosas para mi tesis. Leyendo artículos sobre formación directiva me impactó una frase de Harold Leavitt que decía algo así como que los MBA convertían a la gente en "critters with lopsided brains, icy hearts and shrunken souls". (Perdonen por la mezcla freaky de inglés y español pero es que no me atrevo a traducir semejante obra de arte)(Por cierto, la obra de arte puede verse completa en California Managemente Review 31, 3, 1989, página 38).



Y bueno, basta de rigor científico. El punto es que ese artículo decía muchas cosas valiosas que no le importaron a nadie. Pero claro que toooodo el mundo citó la famosa frasecita de los critters. Después de todo cualquiera que pueda inventar un insulto duro e imaginativo puede tener sus 20 añitos de fama.



Y así fue como reflexioné sobre como el dinero envuelve y distorsiona todo. Desde las religiones, la ciencia, los blogs. Todo. Y pensé también: Eso es obvio. No tiene ningún sentido escribir un post sobre eso. Ya todo el mundo lo sabe. No hay nada de original. No voy a cambiarle la vida a nadie con decirlo.



Y me fui a mi blogger panel, para pegarle un vistazo a mi blog. Nomás para verlo un rato. Porque no quería escribir un post sobre los efectos distorsivos del dinero. Y entonces dirijo instintivamente el mouse hacia el rinconcito en donde solía estar el link de "Ver Blog" y justo antes de hacer click veo que algo había cambiado.



Alguien movió el link de "Ver Blog" a otro lado. En su lugar había un link de "Monetizar".



Y así fue como cambié de opinión.

sábado, 21 de marzo de 2009

Sin sentido

Abrí internet. Hice click en el cuadrito ese de google. Escribí "p u c h u l a " y apreté el botoncito. Y leí cuidadosamente cada resultado. Y calculo que a esta altura se estarán preguntando dos cosas:

  • ¿Qué es puchula?

  • ¿Qué hace esta mina buscando esas cosas en google?


Y la respuesta a la primer pregunta es: búsquenlo en google. Y la respuesta a la segunda es: lean mi respuesta a la primer pregunta.



Bueno, basta de idioteces que este es un blog serio (sí, claro). La verdadera respuesta es que puchula fue lo primero que se me ocurrió, y que no la busqué en google por ninguna razón en especial. Y entonces lo twitteo. Y entonces alguien me pregunta si estoy bien. Y entonces me pregunto por qué no debería estarlo. Y entonces les pregunto a ustedes, ¿acaso hacer cosas sin saber bien para qué las hacemos es anormal?, ¿es para preocuparse?



Yo opino que cuando Newton descubrió la ley de gravedad,


estaba buscando puchula en google.


martes, 17 de marzo de 2009

Moverse

En parte me estresa correr. Eso de andar destartalándome en público, transpirando, despeinándome, y arrastrando por el suelo mi mp3 octogenario y golpeado, no me emociona del todo. Pero hubo instantes en que lo disfruté.



Porque después de los tropiezos, los mareos, los inconvenientes por el pelo que se te mete en el ojo y los auriculares chongos que se vuelan con el viento, siempre llega una fase en que todo se normaliza. Ese momento único en que los pies parecen coordinarse, en que la gente de alrededor desaparece y ya no importa lo que piensen de tu cara de vaca sufrida o de los agujeros de tus zapatillas. Y uno respira despacio, muy despacio en comparación con la velocidad a la que sentimos el corazón. Y desaparece el dolor y el calor y todo. Uno de alguna manera siente que no quiere detenerse.



Así me siento hoy. No sé qué estará la gente pensando de mi, ni me importa. No siento casi mis piernas, ni nada. No sé qué tan lindo me quedará lo que traigo puesto. No sé hace cuánto que estoy despierta. No sé cuándo fue la última vez que me eché por horas simplemente a mirar el techo. Puedo sentir que estoy moviéndome. Puedo sentir mis musculitos trabajando, mi corazón latiendo más rápido. Y al mismo tiempo siento que todavía puedo respirar.



En resumen, simplemente empecé a correr con todas mis fuerzas hacia Vos, y no tengo ninguna, pero ninguna, gana de detenerme.



Post freaky dedicado a mi amorzote Alexz. :*

viernes, 27 de febrero de 2009

Costo / beneficio

Una vez mi hermana tuvo mononucleosis. Estuvo como una semana sufriendo y otras dos semanas condenada a quedarse en casa. No podía moverse demasiado, porque eso sería arriesgarse a que no sé qué órgano se le reventara o qué se yo. En fin. Como verán no poseo conocimientos médicos así que vayamos al grano.



Yo la veía ahí sentada en el sillón de casa, mirando televisión, mientras todo el mundo estaba estudiando frenéticamente para las pruebas del trimestre y pensaba: "ooooh, tener mononucleosis es el fin del mundo".



La idea de estar tres semanas fuera del colegio, la idea de tener que presentar certificados médicos para que me aprobaran en vez de hacer exámenes, la idea de perder la codiciada mención de honor por asistencia perfecta... simplemente me aterraba. Todo eso para mí equivalía al fin del mundo. Estaba convencida de que si eso me pasaba, todo se derrumbaría.



Yo era parcialmente consiente de que había algo malo en esa forma de pensar. Sin embargo todo el mundo a mi alrededor parecía feliz y orgulloso de que así me comportara. La sociedad tiene una forma perversa de aplaudir todo lo que lleva a la gente a la ruina.



Y si todo el mundo está feliz uno finge estar feliz también. Uno empieza a fingir de tal forma que se lo termina creyendo. Y el autoconvencimiento lleva a que simplemente uno ya ni se cuestione si es feliz o no. Después de todo, tenía mucho que estudiar y muchas tareas por hacer como para ocuparme de asuntos intrascendentes como la felicidad.



Así fue por muchos años hasta que un día cualquiera me desperté y me di cuenta que mi vida apestaba. Me di cuenta que mi vida estaba vacía, que estaba sola, que tenía problemas y que estaba loca. Para arreglar todo eso debía quitarle atención a mis estudios. Debía dejar que todo se derrumbara. Después de todo, ya había avanzado lo suficiente académicamente y no iba a llegar muy lejos loca, infeliz y sola. Así que dejé que todo se derrumbara con la profunda convicción de que ya tendría tiempo de volver a construir todo.



Ese día fue hace unos cinco años y medio atrás. Hoy estoy a un paso de que mi facultad me eche. Pero claro, estoy bastante menos infeliz, mucho menos sola, y un poquitito menos loca.



Volvería a elegir lo mismo.

martes, 27 de enero de 2009

Necesito que se pare el mundo!

Bueno, no, se sobrentiende que no pretendo que el mundo se pare por mí. Pero qué bonito sería poder hacer eso. En vista de que no tengo superpoderes supongo que simplemente tendré que ausentarme un rato, y perderme lo que pase.



No, no voy a suicidarme. Simplemente me ausentaré de mis obligaciones virtuales para atender cosas fastidiosas estudiantiles. Para los que no sepan, soy una horrorosa estudiante de administración de empresas y tengo dos asquerosos exámenes en dos semanas. Así que me dedicaré estas dos semanas a tratar de explotar el 20% de probabilidades que tengo de aprobar esos exámenes. Y para eso tendré que sacrificar mis tan amados pasatiempos virtuales.



Es horrible, me siento otra vez como madre fracasada (como cuando regalaron a mi perro Pompón, ¿se acuerdan?). Veo sus posts abandonados y acumulados en mi google reader y me siento tan desdichada. Veo como sus vidas pasan por twitter y yo no puedo estar ahí para molestarlos y burlarme de sus desgracias... snif.



Bueno, basta de melodrama. En dos semanas vuelvo, si no escribo, no contesto, no comento no nada... es porque voy a estar tratando de estudiar. Nada personal. En dos semanas volveré a la normalidad e inundaré la web hasta que se fastidien :D.



No, tampoco... pero en fin. Me voy a estudiar :*

martes, 20 de enero de 2009

Pegame que me gusta

No tengo ganas de buscar una forma espectacular de empezar este post. No tengo ganas de escribirlo. No me gusta escribir en Word. No me gusta no tener Internet. No me gusta tener que escucharla llorar o lo que sea que haga. No me gusta saber que mañana alguien va a llamarme temprano, quizás para hacer exactamente lo mismo.



¿Qué es lo que tiene de emocionante sufrir? ¿Por qué la gente se empeña en buscar cosas que no tienen sentido, no encontrarlas, sufrir, y presumirme su sufrimiento? Sufrir está de moda. Más que las carteritas Louis Vuitton con chihuahuas diamantados adentros. Cuánto más suframos, más in estamos.



Y he aquí que hasta yo estoy ahora presumiéndoles mis frustraciones. Pero sé que sabrán disculpar. Sé también que sabrán disculpar que escriba mucha cosa melodramática últimamente. Pero es que así lo siento.



Y no se puede dejar de sentir lo que sí se siente. Y por sobre todo… no se puede obligar a la gente a que sienta lo que no siente.



Ojalá mi mamá y mi amiga alguna vez entiendan eso.



Y así ya no tendré que volver a deprimirlos con posts como estos…

sábado, 10 de enero de 2009

Excavando

Cada vez que me pongo a ver fotos viejas veo cosas diferentes. Cosas que extraño, cosas que me alivia que ya no estén, cosas nuevas que recuerdo, cosas que me gustaron en algún momento que ya no, cosas que no me gustaban que después sí. La foto es la misma, la forma de verla nunca lo será.



Todos tenemos un sólo pasado, una sola historia, pero un millón de formas de contarla, de analizarla, de sentirla. Sucedió así con la historia de mi familia. A los 15 la desenterré, la analicé, la procesé, la etiqueté, la archivé y la volví a enterrar por muucho tiempo. A los 22 escribí un blog, la desempolvé, y ya no se sintió igual.



Desde entonces me gusta revolver mi pasado. Contar una y otra vez historias parecidas. Y quisiera hacer eso en el blog, pero a la vez me asusta. Que me guste escarbar en el pasado no significa que quiera volver atrás. Son causas cerradas. Hay cosas que no quiero reabrir. Hay cosas que no quiero volver a discutir. Todo fue como debió ser. Y todo seguirá siendo igual.



Y todo eso para decir que volveré a escribir sobre mi extraña y a la vez mediocre vida. Todas aquellas personas implicadas, que por casualidad den con este blog, lean, recuerden, disfruten y no jodan.



Todo fue como debió ser.

viernes, 9 de enero de 2009

7 cosas extrañas sobre mi (¿solooo 7?)

Me encargaron escribir 7 cosas extrañas o graciosas acerca de mi en el blogsito de Diana y como soy obediente, y porque escribir 7 cosas raras sobre mi es casi tan fácil como escribir 7 cosas malas sobre Bush... Voy a pasar a escribir...



Cosa extraña 1: Cuando era pequeña me divertía actuar y hacer estupideces varias. Una vez organicé todo un espectáculo (woow) para el día de la primavera. Estuve unos cuantos días antes pensando en guiones, vestuario, escenografía, todo. Me hice un disfraz de flor de papel, le envié invitaciones a mi familia, y me puse a bailar como estúpida en el comedor de casa. Nadie fue, solo mi mamá y mi papá, que miraban todo con cara de "por qué tiene que hacer esto en vez de estar cogiendo y drogándose como los chicos normales?".



Cosa extraña 2: Una vez estaba aburrida, cansada de que nadie me preste atención, con ganas de hacer cosas diferentes y pensé... voy a ponerme en pelotas y sacarme fotos y publicarlas y... Esperen, esta historia ya la conocen... Ok, pasemos a la 3!



Cosa extraña 3: Casi siempre que me voy a bañar me olvido mi toalla afuera, asíque no es extraño que me pasee en pelotas por el pasillo de mi casa. Lo que es divertido es que ese pasillito tiene dos ventanotas, una que da a toooodo un edificio, y la otra que da un colegio. Los vecinos y los alumnitos del colegio deben andar entretenidos...



Cosa extraña 4: Una calurosa tarde de primavera estaba yo muuuy ocupada con mi novio en un rincón alejado de mi casa. Estábamos muy concentrados cuando mi mamá se acerca y me grita "Flaaaaviaaa... ¿necesitás ayudaaaaa??" O sea, hay cosas que sí puedo hacer sola... -.-



Cosa extraña 5: A eso de los 14 o 15 andaba yo buscando mi vocación y qué haría de mi vida y bla bla. Se me ocurrió que quería estudiar cine, y que me interesaba un tipo de trabajo en particular que no sabía exactamente de qué se trataba pero sonaba bonito (ya ni me acuerdo qué era pero en fin). Lo que si me acuerdo es que como no encontraba nada al respecto le escribí un mail a un pobre hombre que se dedicaba a eso preguntándole en qué consistía su trabajo. Lo gracioso fue que el pobre tipo respondió, aclarando que no tenía idea de por qué podría llegar a ser tan importante para mí pero respondió. Y desde entonces recuerdo su nombre y lo incluiré en mi testamento.



Cosa extraña 6: Me enamoré de una persona que conocí por chat, y sigo enamorada y vivimos a millones de kilómetros... bueeeno, eso también ya lo saben.



Cosa extraña 7: Tenía una mascota que se llamaba Pompón que todo el mundo en mi casa odiaba. Yo discutía con todo el mundo por el bendito perro hasta que un día también me hartó, y ya mi familia lo regaló antes de que se muriera desnutrido. Y me sentí como madre fracasada cuando se fue. Qué especial soy jajaja.

Bueno, misión cumplida. :D

lunes, 5 de enero de 2009

Y llegó el 2009...

Llegó el 2009 y mi horóscopo dice que empieza una etapa favorable para el amor y qué se yo porque Venus está en piscis y no se qué tendrá eso que ver con mi vida, o con la vida de mis pobres y perdidos lectores pero tenía ganas de empezar así.



¿Y qué me espera para este año? Mi familia sigue tan desquiciada como siempre. Siguen pensando que los odio, y siguen deprimiéndose por cuestiones extrañas. Mi abuela sigue insoportable y sigue diciendo que soy inútil, estúpida, loca, gorda, y demás. Mi hermana está un poco más sana, y mi papá ya me habla de vez en cuando. Wiii, algo bueno.



Mis caniches siguen meando por todos lados y para variar nuestra empleada doméstica fue otra vez secuestrada por los extraterrestres por lo que no me queda otra opción más que limpiar (aunque estoy considerando amigarme con la mugre).



Tengo que estudiar para los dos finales que me quedan y escribir mi tesis y buscar algo rentable que hacer con el tiempo que me "sobre". Todo eso entre las meadas de los poodles y los llantos de mi madre maniaco depresiva.



Mi vida amorosa sigue bien y bonita. (Todo gracias a Venus en Piscis seguro ...) Ya no aparece tanta gente molesta a tratar de boicotear mi relación a distancia, o augurarme catástrofes varias. Todo un avance.



Y bueno, el año lo empecé ocupadita y sin nada de nada de inspiración. Esperemos que todo vuelva a la normalidad o tendré que empezar a consumir alucinógenos o pagarle a mi magic troll para que escriba el blog por mi. (Sí, mi magic troll escribe blogs en serio, todavía no consumo los alucinógenos).



Y recuerden, estamos trabajando para su satisfacción. Próximamente quitaré las nubes maniacas lo juro.

  © Blogger template 'Sunshine' by Ourblogtemplates.com 2008 Header pochoncho hecho por Alexz

Back to TOP